Como todos saben, la famosa serie de Netflix ha lanzado una segunda temporada y ya están los 13 episodios en la plataforma. Muy probablemente nuestros hijos adolescentes quieran verla ya que es la serie de moda, sin embargo, es importante enterarnos del contenido de la misma para la toma de decisiones en pro de nuestros hijos; de su seguridad y tranquilidad.

Poster 13 Reasons Why
13 Reasons Why / Netflix

En este breve blog les comparto algunas hechos y opiniones de varias fuentes en el mejor ánimo de dar claridad y objetividad sobre la serie, los temas y las imágenes a las que nuestros adolescentes pudieran estar expuestos.

La oficina de “Film and Literature Classification” de Australia y Nueva Zelanda consultó con la Fundación de Salud Mental de este país, la posibilidad de clasificar esta temporada con RP18; esto significa que la serie debe ser vista por mayores de 18 años y en compañía de un adulto o tutor que pueda guiar los temas, las posibles dudas o inquietudes que genere. Esta petición obedece a los temas de violación, suicidio, uso de drogas y acoso escolar presentadas en la serie.

La Asociación Nacional de Escuelas de Psicología en Estados Unidos emitió una advertencia para los padres de “jóvenes vulnerables”. Advierte sobre la temática de la serie y cómo ha sido tratada; argumentan que “la poderosa narrativa puede llevar a un auditorio impresionable a ‘romantizar’ las decisiones tomadas por los personajes y/o a desarrollar ideas fantasiosas sobre la venganza”.

La compañía Netflix ha acompañado esta segunda temporada de episodios precedentes en donde el grupo de actores hablan sobre la importancia de atender los casos de depresión, suicidio, abuso sexual; las señales de alerta y cómo recibir ayuda. Previniendo una reacción negativa de las asociaciones de padres de familia, la casa productora ha lanzado un portal de internet llamado Habla con alguien | 13 Reasons why con links a diversas asociaciones que pueden brindar más información y ayudas específicas.

Captura de Pantalla Sitio 13 Reasons Why
Captura de Pantalla Sitio 13 Reasons Why

La serie muestra de manera bastante gráfica una escena de violación hacia un varón por parte de sus compañeros; así mismo, manejo de armas e incluso animales siendo utilizados como blanco. El protagonista sufre de “alucinaciones” en dónde ve, escucha e interactúa con Hannah (nuestra protagonista suicida de la 1a temporada), la serie falla en dar explicaciones médicas sobre este tipo de condiciones mentales. Durante toda la serie hay escenas de agresiones, violencia y conductas adictivas.

Algunos sitios de crítica de series y películas han catalogado esta segunda entrega básicamente como “innecesaria y controversial” ya que pierde el elemento que de un inicio resulta tan atractivo: la narración de la chica que comete suicidio. En esta nueva temporada, Hannah ya no relata sus vivencias ni razonamientos que la llevan a decidir quitarse la vida. Es la continuación, en opinión de varios críticos, exagerada y grotesca, de las vidas del grupo de adolescentes. (Críticas consultadas: cine premiere, tomatazos, metacritic, rotten tomatoes, digitalspy).

En una nota personal…

Creo indispensable que tanto la primera como la segunda temporada sean analizadas a profundidad antes de poder otorgar un permiso a nuestros hijos de verla. Adicional a que acompañemos a los chicos en cada episodio; incluso, conviene poner pausa y hacer reflexiones en ese mismo momento; que nuestros hijos sean capaces de discriminar lo positivo y negativo de las conductas presentadas; lo que se puede hacer, las opciones que cada uno de los personajes tienen a la mano (las ocupen o no). De esta forma estaremos dando criterio y entrenando la proactividad: esta capacidad que tenemos los seres humanos de detenernos a analizar algo y decidir cuál es la mejor opción dejando de lado la impulsividad.

Un hombre y una mujer viendo televisión. El hombre apunta un control remoto
Foto: JESHOOTS en Pexels

Espero que estas reflexiones les ayuden en la toma de decisiones que conlleven a que eduquemos seres humanos con grandes capacidades, con autoestima saludable y compasión hacia el prójimo.